La Tercera Revolución Industrial

La Tercera Revolución Industrial

international-students1-615x420

Primera, Segunda,… y Tercera Revolución Industrial. La máquina de vapor y su introducción en el mundo de la imprenta lograron transformar las herramientas para gestionar una Primera Revolución Industrial. La conjunción de la comunicación eléctrica con los motores de combustión interna, impulsados por los combustibles fósiles, dio pie a la Segunda. En ambos casos, fueron fruto de la suma de nuevas formas de comunicación con nuevos sistemas de energía. Un siglo más tarde, tenemos entre nuestras manos una potentísima herramienta de comunicación llamada internet y una nueva oleada de fuentes energéticas, las renovables, que están llevándonos a la llamada Tercera Revolución Industrial, o Revolución Científica y Tecnológica.

Estos cambios que se están produciendo en los planos del conocimiento y la tecnología suponen avances verdaderamente significativos. Avances como la posibilidad de utilizar una calculadora de FxPro para calcular inversiones. Están dando pie a una nueva época del desarrollo humano, que se ha denominado genéricamente como Era del Conocimiento. 

Resultan innegables los beneficios que este avance en la tecnología ha tenido sobre la vida de las personas. Ha ayudado a crear riqueza y bienestar, aunque éstas hayan quedado exclusivas del mundo desarrollado. No obstante, no hay que perder de vista las consecuencias que esta influencia tecnológica pueda tener para una gran parte de la población mundial.

Se teme que la tecnología pueda llegar a destruir empleo, fomentando así la desigualdad. Esto se debe a la productividad y la efectividad de las máquinas y los robots, que podría jugar un papel clave en el ahorro de mano de obra, sobretodo de los trabajadores menos calificados.

Este hecho llevaría a un sector de producción muy intenso por lo que refiere a capital, ya sea en maquinaria o tecnología, con personal muy cualificado para desarrollarlo con salarios muy elevados. Consecuentemente, se abriría la brecha entre los distintos trabajadores en detrimento de los que no posean una formación altamente cualificada. Veremos cómo la sociedad irá evolucionando hacia ese nuevo horizonte, siendo necesario a su vez discutir qué tipo de bienvenida le damos.   

Sin Comentarios

Deja tu comentario